Pastel de Mango y Limón en Gelatina

Pastel de Mango y Limón en Gelatina

Receta de Pastel de Mango


El pastel de mango con gelatina de limón es una receta fresca y original que nos permite disfrutar de una fruta exótica como nunca antes habíamos probado. El mango es una de las frutas que recientemente ha llegado para quedarse en nuestras cocinas, un sabor dulce y una textura que recuerda en gran medida al melocotón, lo hacen convertirse en un imprescindible para cualquier receta de postre. Cuidarse comiendo bien y preparando dulces de nivel como éste, es posible. Estos ingredientes sencillos se irán complementando hasta crear un pastel digno de una pastelería. Sigue estos sencillos pasos y ponte manos a la obra con un postre refrescante y divertido, ideal para el verano, crea tu propio pastel de mango con gelatina de limón.
Receta de pastel de mango con gelatina de limón

Ingredientes:

  • 1 lata de leche condensada
  • 1 lata de leche evaporada
  • 100 ml de nata liquida
  • 2 mangos maduros
  • 1 sobre de cuajada
  • 2 sobres de gelatina de limón
  • 12 galletas tipo maría
  • 2 cucharadas de mantequilla

Cómo preparar un pastel de mango con gelatina de limón

  1. Empezamos esta deliciosa tarta preparando la base. Troceamos las galletas con la ayuda de una batidora o de un rodillo. Una vez las tenemos bien troceadas, las mezclamos con la mantequilla derretida. Tendremos de esta manera una base esencial para cualquier tarta de este tipo.
  2. Ponemos la mezcla de galletas con mantequilla en la base de un molde. Trabajamos bien este punto para que quede uniforme y bien extendida. Una vez tenemos la primera fase de la tarta completada, dejaremos que se enfríe en la nevera para que gane consistencia.
  3. En un cazo mezclamos la leche condensada y la evaporada. Calentamos esta mezcla hasta que se fundan en una sola leche, hay que ir removiendo poco a poco, hasta que ambas estén perfectamente integradas.
  4. Pelamos y cortamos los dos mangos. Los pondremos con la mezcla de las dos leches, con el sobre de cuajada bien disuelto. Lo trituraremos con la batidora hasta obtener una crema uniforme, llena de sabor, color y dulzor. Verteremos directamente la mezcla en el molde donde ya tenemos la base.
  5. Preparamos la gelatina y la ponemos en la parte superior, una vez el paso anterior se haya asentado. Entre una capa y otra debe haber una hora de nevera para que esté bien firme. La gelatina le dará ese toque de color y de sabor que combinará a la perfección con el mango. Podemos poner unos frutos rojos por encima o unos trozos de mango. Tendremos lista una tarta de lo más fácil de preparar y muy vistosa.

Entradas populares